Vikxie presentación del disco

Vikxie presentó ayer su disco nuevo “Por arte de magia”, el concierto en general estuvo bien, la sala Moby Dick fue la elegida para saborear este nuevo trabajo. Fue un concierto demasiado rápido, el tiempo corría en su contra, y sabemos lo poco que le gusta hablar a este artista cuando toca en eléctrico, aunque cuando lo hizo estaba algo espeso. Ese ritmo acelerado como si hay que tocar por tocar, junto con un playlist muy cargado de las canciones de su primer trabajo, contribuyó a que el concierto no estuviera acorde a mis expectativas, hubo momentos difíciles de digerir. El factor sorpresa se fue a la terraza a fumar, porque no lo encontré.

Suena la BSO de La guerra de las Galaxias (un poco denso este inicio, puesto que sonó demasiado alto)y se suben al escenario los músicos. Vikxie, vestido como en la portada del disco, con la chistera, cabaretero, una mezcla entre rockero y ejecutivo descarado.
Era previsible que la canción que iba a iniciar el concierto sería Golfos licenciados, puesto que cuenta cómo es para él dar un concierto.  Los temas que sonaron fueron: Golfos licenciados, loca de atar, el juguete, Brighton, Inmigrante, Ciclón, calle abajo, Rosas y Champán, mis amigos, coraje, Tan cerca del sol, caso perdido, corazón desafinado, Baila, hombre traje, Así como te gusta, Lola García, Si te marchas, y presidente.

Una vez más dedicó la canción de Calle Abajo a Andrés Calamaro, y vimos a la presentación de la banda con Hombre traje, por lo que desués de dos años de gira, y muchos conciertos, Por Arte de Magia no destacó en el show.

El público lo dio todo, disfrutó, saltó y cantó, lo dio todo, lo que hizo que Vikxie se sintiera más que cómodo y eso se notaba y plasmaba desde abajo. El bajista nuevo, que yo no lo había visto, Marco Valero estuvo muy acertado tanto en coros como en el sonido, aunque en los primeros temas apenas se oyera, cosa que se corrigió con inmediatez. Moi y Nacho, como siempre, a la altura de Vikxie, que si ya se notaban sus tablas, cada vez se ven más suelto.

Desde mi punto de vista su nuevo trabajo mucho más maduro, elegante y diferente, un sonido muy personal que sigue manteniendo lo que es Vikxie puede ser mejor explotado en directo. También contamos con temas algo más “relajados” por lo que aunque tengan más o menos la duración de entre 3 o 4 minutos la percepción es distinta y el no dejarlos respirar puede jugar una mala recpeción. (esto es simplemente una opinión, y como todos los conciertos hay otros factores que afectan a la hora de poder sentir el concierto, pero tenía muchas ganas de este concierto, porque su nuevo trabajo me sorprendió y …)

En fin, creo que este concierto en vez de presentación por arte de Magia podría haber sido tanto el fin de gira que no hubo por enfermedad del artista, que por otro lado le vino bastante bien, puesto que dio tropecientos conciertos más, y presentación por arte de Magia (que aunque tuviera más protagonismo no llegó a ser el actor principal)

Muchas gracias a la Señorita Vogue por acompañarme, a Irene, y Helena, que amenizaron el concierto. Habrá que ir a otro a ver que pasa. En este caso, aunque sorprendente, no hubo postconcierto.

Besos

Los Coronas entre otras estupideces

El otro día fui  a ver a los coronas en Moby Dick, ¿qué decir de ellos?Son muy buenos, pero vistos una vez vistos siempre, porque los comentarios eran los mismos que en Low Cost y en el Sonorama, pero merece la pena dejarte llevar por esos sonidos llenos de vidilla que te alegran. Aunque ese día estaba especialmente cansada para dejarme llevar por nada.

Tampoco tengo mucho más que decir.

Hoy toca ir a San Leon + The bleach y mañana a Magnética en acústico.

Si estás en Madrid la cita obligada con el Nómada Market, estará genial.

Y os dejo con Beth Loring que creo que han vuelto pero cantando en castellano.

Boat Beam con UTAH

Fotografía de Carlos García

Boat Beam, grupo que conocí un domingo en el picnic, cuando aún no habían sacado su primer disco, un verdadero descubrimiento, tres chicas que tocaban una música que no se podría etiquetar porque ya con la variedad de sus instrumentos, violín y violonchelo se rompen los esquemas del pop.

Ayer, sábado 12 de diciembre dieron un concierto en Moby Dick espectacular. ¿dónde estaban esas tres chicas tímidas?En el Low Cost, aunque llevaron batería y bajista el concierto sonó algo parado, pero ayer, producto de su nuevo disco, su evolución, su camino a la perfección les premitió jugar más con los ritmos y olvidar esa esencia melódica para ganar terreno a esa base rockera, con puntuaciones jazzísticas.

Boat Beam, sala Moby Dick. Fotografía de Carlos García
Fotografía de Carlos García

Sus extraordinarias creaciones dotan de una personalidad a este nuevo género de las que serán percusora que podremos llamar Rock Sinfónico. Es difícil no admirar como saben compaginar y trasladar la importancia a veces a la voz, otras a los instrumentos, se deslizan por la excelencia sin abandonar el esplendor que guardan sus composiciones e interpretaciones.

La batería rítmica y estructurada les da ese toque trival, con un bombo marcado que te hace perderte y encurdarte con las delicias de su música. La voz, creo que ella sola se define mejor que nadie, dulce y agresiva, potente y tímida, recta y curba, brilla por su magnificiencia.  El violín y violonchelo le dan ese toque sinfónico y original que acompañados del piano cogen matices más pop. El bajo, con sus matizaciones y su soul hacen que todo derive a sonidos más rock.

Fuera de estereotipos y modas, de etiquetas y prejuicios se atreven, arriesgan con sus creaciones y evidentemente han conseguido posicionarse en una de las mejores bandas existentes, lo primero, porque ofrecen diversidad, personalidad y no puedes decir suenan como… a pesar de que en su myspace encontremos comparaciones con: Debussy y Satie, The Cinematic Orchestra y The Divine Comedy. Lo segundo, porque demuestran sus conocimientos musicales y la perfección en su ejecución, porque llegan a la gente, saben comunicar, transmitir emociones, y vibrar con su música.

Boat Beam, sala Moby Dick. Fotografía de Carlos García
Fotografía de Carlos García

Entre canción y canción, la ternura se desprendía por Josephine al hablar castellano ybuscar, hasta ahí, la palabra perfecta en su castellano con acento australiano. Las miradas en el grupo, cómplices entre ellas, y esa armonía interna que tienen se palpaba desde fuera del escenario, por lo que te hace formar parte del proyecto, no eres un espetador, eres una persona que colabora a que ellas sigan creyendo en su trabajo, agradecidas y humildes se mostraon ante un Moby Dick lleno, en el que respirar se estaba convirtiendo en un reto. Todo un exitazo el concierto. Hicieron un pre-final apoteósico en donde la sala tuvo una explosión sonora tan visual como los mejores fuegos artificiales, fue un wow wow wow, un no poder respirar por miedo a contaminar eso sonidos.

Dejaron el listón muy alto, para que el bis, fuera una continuidad, pero, era evidente que se guardaron grandes ases en la manga, como una impresionante verisón de The Beatles “I’m the walrus”, hicieron esta canción tan suya que si lo beatles la escucharían se rendirían a sus pies.

Me quito el sombrero ante esta formación, porque son realmente buenas, cosas que se agradece en un mercado en el que parece que todo el mundo es bienvenido.

Boat Beam, sala Moby Dick. Fotografía de Carlos García
Utah (The Right ONS) tocando con Boat Beam. Copy, Carlos Garcia

Por último y no menos importante. UTAH AL BAJO. Nuestro gran Utah,¿Nuestro prefe de The Right Ons? Aunque solo le hubiera visto la silueta negra era imposible no reconocerle, esos moviemientos llenos de groove, ese swim rítmico, esa manera de puntear las cuerdas como si fuera lo más fácil del mundo..Su personal toque, esas gafas.. le hacen inconfundible.

Esperé hasta el final del concierto para saludarle, y evidentemente, todo un amor, pero ¿a qué no sabéis lo que hizo? QUEJARSE de que nadie de sus “amigos” fuera a verlo, pero estaba en compañía de su hermano así que… otra queja en vano. Espero que The Right Ons se suban pronto al escenario… Me adelantó que ya tenían unos 15 temas… AAAAAAAAAAAAAG, lo que daría por escucharlos.

La noche acabó, para Sabrina, Carlos y a mí, en la sala el Sol, porque después de ese conciertazo, cualquier bar de rock nos podría parecer insulso, así que optamos por ese funky, y música a los 50 que pusieron en la mítica sala, donde, las noches que paso ahí, cada vez son más surrealistas. Y, por primera vez, no fui yo la que fue a saludar a Juan (The REBELS), pero porque no lo vi, no voy a ir a estas alturas de digna, que todos sabemos mi punto de frikismo, pero me saludó él, y tan simpático como siempre, así que deseando que el 28 de abril llegue, porque tocan en el festimad. ¿os apuntáis?

Asustadizo

Viernes 26 de noviembre, Asustadizo – http://www.myspace.com/zumodeasustadizo – tocaban en la sala Moby Dick de Madrid, un grupo que hacen pop del original, del que tiene algo de elctrónica, aunque presentaron un formato “unplag”(imaginene señores y señoras). El concierto empezó bien, Rafael José, el manager, en cuarta fila, él dice que tenías que estar hablando con la gente y haciendo contactos, pero si está tocando el grupo que llevas… SILENCIO, POR FAVOR, demuestra que te gustan, mira cómo lo están haciendo para hacer la autocrítica.

En primera fila, Cris y yo, detrás de nosotras, sus amigos de Albacete. Yo, llevaba tiempo aprendiéndome los temas, y ahí estaba como una auténtica Grupi. Terminó el concierto y nos fuimos al final de la sala, saludamos a Hugo (que es el que yo conocía, y durmió en mi casa) y, posteriormente a Rafa, también creo recordar que hablé con Nico, de hecho les pedimos que nos firmaran en la piel, es que lo hicieron tan bien, fue tan bonico verlos ahí en el escenario, una pena por el resto de mis amigas que se lo perdieron.

Después, teriminado el concierto, nos fuimos a la barra de atrás, y … Hugo (que era el que conocía, y durmió en mi casa) estuvo con nosotras, también hablamos con Rafa, de la conversación que recuerdo fue:

– Rafa dice: ” Yo toco el piano en el conservatorio cuando las niñas entran en bañador”
– Cris y Mapi: “nosotras sabemos bailar”
– Rafa: “venga, hacer un plie”
Cris y Mapi, en medio de la Moby Dick, ejecutamos el pie
– Rafa: “Ahora un susú”
– Mapi y Cris: (entre ellas) “Técnicamente un relevé”
Según Rafa nos costó más hacerlo.

También hablé con Nico, el cuál me firmó en el brazo con H.P (esto tiene muchos significados), también me firmó Hugo Asustadizo. Esto es de ser una buena grupi, un autógrafo en la piel. Y os dejo la prueba:
Al día siguiente, en la casa de N. que nos preparó una comida estupenda y se lo curró un montón, estuvimos un rato hablando, yo más bien escuchando, cosas que tal vez no son aptas para una grupi, ni para este blog, así que os podéis imaginar de todo.

La conclusión es que AHORA SOY TAMBIÉN GRUPI DE ESTOS ALBACETEÑOS; porque me gustó mucho el directo, y luego son muy majos (pero eso es lo de menos)

MUAKS MUAKS