Craftivity de Laura Algarra.

Craftivity es un podcast creado por Laura Algarra. 

Como el propio nombre indica es un podcast para habar del mundo Craft a través de entrevistas a artesanos, artistas, creadores, como los queramos etiquetar. Un podcast que divulga el difícil trabajo de emprender en el sector artesano, además de acercar al consumidor a las personas que hay detrás del proyecto. ¿Estamos en un cambio de padigma de consumo? ¿Cargarnos el planeta ha sido suficiente para que apreciemos la artesanía?

Craftivity da visibilidad al trabajo de los creadores, pero sobretodo, nos los descubre. Me encanta como Laura entrevista, la naturalidad de la conversación y lo rápido que se pasa el tiempo. Gracias por este regalo que nos haces, tu tiempo y dedicación que nos dedicas para entretenernos y concienciarnos, acercanos a los procesos creativos…

Hace meses que comenté en instagram y twitter el reportaje de El País Dominical donde ponían el valor a jovenes artesanos que plantaban cara al mueble ganga,donde destacaba a mis admirados Juan y Alfredo de Carpintería Expandida.  Ya estamos hablando de ese consumo sostenible, de valorar el talento de los artesanos, y comprarles a ellos es una decisión de cada uno de nosotros mismos, pero debemos ser responsables con la dignidad en el trabajo y la sostenibilidad en los modelos de producción. y esto se ha puesto en evidencia con la cirsis provocada por el COVID-19.

Estoy muy enganchada al podcast de Craftivity, cuando lo escucho hay algo que siempre me llama la atención, es cómo todos están de acuerdo en educar al consumidor de ser responsables y que apuesten por estos talentos, que hacer una compra de estos productos es no solo adquirirlo, sino apoyara un sector creativo, que produce sosteniblemente, cuida la dignidad laboral de los que la crean, repeta la creatividad, y las ideas, en conclusión, buscar otra forma de hacer las cosas. Pero, ¿no se nos olvida alguien a quién realmente exigirle esa responsabilidad? Las políticas.

También se debe exigir al gobierno que cuide a este sector, que fomente esta producción, que cumpla con los famosos #ODS a través de las herramientas que tiene, que haga campañas de concienciación y busque la forma de ayudar a estos artesanos. Es un trabajo de todos y todas  cuidar a nuestros artesanos y artesanas, pero no podemos obviar la responsabilidad de los políticos para hacer esto posible.

Esto nos lleva a la segunda reflexión en la que todos coinciden también: La necesidad de ser un colectivo unido. Obviamente si se va demanera individual poco se va a conseguir, pero si hay una masa crítica todo es más fácil, porque la presión mediática es fundamental para los cambios. pero por desgracia no vale solo con ser muchos, sino un colectivo articulado desde lo no formal, pero no lo confundamos con informal. Esto es complejo, porque estamos hablando de un trabajo más para personas que se encuentran saturadas, que bastante difícil es ya vivir de esto, como para encima hacer una guerra política, divulagdores de su trabajo y por supuesto educar a los ciudadanos para convertirlos en consumidores. Así que desde los consumidores, así como los crafters se deben encontrar formas de unión para unos seguir produciendo, y otros poder seguir consumiendo.

Es todo un reto, porque hablamos de modelos de negocios que se basan en no una industrialización masiva de productos, una limitación de recursos, y luchando en la polítca de precios que la mayoría de ciudadanos toman como referencia. ¿Se puede competir con eso? Es muy difícil, pero si cada uno va sumando su granito de arena, desde el consumo, la colaboración, la autocrítica y reflexión podemos ir mejorando ciertos aspectos.

Este tema es algo que me inquita, porque como gestora cultural he visto como la cultura ha pasado a ser un derecho a un recurso, una supervivencia de los agentes culturales, que se rinden frente a la ausencia de las políticas, y han cargado en el ciudadano la responsabilidad de “consumir” cultura. ¿Pero es eficaz? ¿Ha dado resultado? …

¿Se está dejando ese consumo masivo y buscando alternativas en el craft?

 

 

Escuela de oficios Electrosonoros

Tengo la suerte de formar parte del proyecto Smart, cuya comunidad es más de 3000 socios y socias del sector creativo-cultural. Mi mayor ventaja es poder conocer proyectos y personas increíbles.

Hoy, me gustaría presentaros a la Escuela de Oficios Electrosonoros, Jesús y Patricia son parte del equipo, y ayer tuve la suerte de compartir un ratito con ellos para conocer más el peazo proyecto que han creado. En términos políticos y modernos podríamos decir que son mucho más que emprendedores.

Su cariño y profesionalidad se muestra nada más entrar en su web, nos proponen un divertido juego, es en ese momento donde nuestro cerebro hace un click, la música electrónica, o música con tecnología, en la parte educativa, dándole un giro a lo común, para hacerlo accesible y comprendible para todos y todas.  Un aprendizaje interactivo, que no comienza con un programa educativo, sino de las necesidades del “alumno” y “profesorado”, la experimentación e investigación con un eje fundamental de la Escuela.

Me gustaría destacar las líneas de investigación que llevan a cabo porque me encantan: diversidad cultural y funcional, Pauline Oliveros, LGTBI y Pioneras. ¿Pueden tener un contenido más interesante?

Además, el concepto abierto es otro de los grandes atractivos de esta escuela, podemos encontrar material didáctico, como una guía para hacer un laboratorio electrosonoro, o las técnicas más usadas para la manipulación del sonido. Me parece un mundo que me deja fascinada, porque tengo mucha ignorancia en este tema, pero con muchísimas ganas de seguir indagando en este mundo, poder aprender, y enriquecerme del arte sonoro.

Un proyecto ambicioso, diferente, atractivo, educativo, con poco tiempo de vida, aunque con una acogida espectacular, así que no podemos cerrar esta entrada sin que conozcáis los juegos sonoros en el Museo del Prado, estarán hasta el 9 de junio, y la preguntan que nos lanzan es ¿Se puede ver una obra de arte a través del sonido? ¿Qué tiene que ver Pauline Oliveros y Rubens? ¿Cómo suena las Hilanderas de Velázquez al ritmo de Delia Derbyshire?

 

 

Maryland- Los años muertos

Sé que llego tarde, pero no sé por qué la primera vez que lo escuché no terminé de conectar con sus sonidos, tal vez porque no estaba yo en una etapa de mi vida que pudiera empatizar, a lo mejor, no sé, pero el otro día dije, voy a escucharlo de nuevo y la sensación fue totalmente diferente.

Son fieles a sus sonidos fluidos y dulcemente agresivos, la voz es uniforme y reposada pero tiene un toque que le da personalidad una textura final bastante identificativa. El cambio al castellano a mí personalmente siempre me da miedo, pero tengo que reconocer que he escuchado sus letras a conciencia y en este caso no hay que temer sino que agradecer.

A pesar de sus sonidos aparentemente optimistas se esconden unas letras que se bañana en el dolor, retuercen en la tristeza y buscan la provación en la esperanza o en la nueva ilusión. La voz se funde con la parte instrumental consiguiendo una ligereza en sus sonidos pero que dejan una energía belicosa.

Me parece un disco pulido, bien estructurado y muy pensado, no creo que hayan dejado nada al azar, porque en su conjunto es un disco conceptual lleno de matices que no buscan el protagonismo, es un delicado y mimado álbum que si te gusta el sonido de Maryland te va a encantar, si no, pues creo que no, ya que su sonido tiene tanta identidad que no te deja indiferente.

 

 

¿en defensa de la cultura?

Este concierto me da urticaria, y su título repelús. El CBA (Círculo de Bellas Artes) sufre una delicada situación económica, aunque es emblemático el edificio cuesta mucho mantenerlo, además a eso, le sumamos desde mi punto de vista una programación que no hace imagen de marca, una sala de columnas que suena fatal, ya que al ser mármol todo el sonido se pierde, sin nitidez ni calidez, y se han añadido tarde a comunicar online, además de poca comunicación externa, es decir, muchas cosas son las que han influido a que esta institución esté sin aire, asfixiada y ahorcada.

Ahora, dan un concierto para recoger fondos, donde también dicen da la cara por la CULTURA, pues, yo veo a los mismos de siempre, que no arriesgan, que no apuestan y a 12 euros la entrada. ¿mucho?¿poco? Pues a ver, para una sala que suena fatal, que apenas vas a disfrutar del concierto y que consumir te va a salir a un ojo de la cara… pues valóralo tú mismo.

Desde mi punto de vista dar la cara por la cultura es defender una educación cultural, da la oportunidad a que todo el mundo se exprese artísticamente, a que sea accesible y disfrutada por todos, a que los artistas tengan una situación social y laboral aceptable, que las infraestructuras donde se exhiben cumplan unos mínimos técnicos y de prestaciones más allá de lo estético,etc.  Y que a estos lo llamen independientes, ya me enferma, a este paso Serrat es emergente.

No tengo más palabras.

the baked beans in tomato sauce brothers

Tocaron en Copérnico el pasado jueves, 14 de febrero. La sala suena bastante bien, por no decir muy muy bien.

The Baked Beans in tomato sauce Brothers… eran tres sobre el escenario, pero en algunas fotos he visto a cuatro, así que no sé cuantos son, pero aún así tienen un sonido muy particular, y divertido. Claridad, precisión, energía y dinamismo es lo que les caracteriza.  Podéis escuchar su disco en su página web.

Estrenaron temas de lo que será su segundo disco, y la verdad es que tenían otro soul manteniendo su esencia. El contrabajo, la batería, la guitarra y la voz se compaginaban a la perfección, el uso de los silencios daban dramatismo y creaban espectación. Me sorprendieron mucho, y para bien.

Sus tablas sobre el escenario fueron de dedito para arriba, mientras tocaban, uno del público se desmayó, y a pesar de ver lo que ocurría seguían tocando, finalmente interrumpiendo el tema, con el cuál terminaron.

Música con mucho rollo.

 

Mi regalo de San Valentín

004psPara San Valentín día de los enamorados, pues yo como ando enamorada de la vida pues hoy os regalo a vosotros un vídeo muy especial que la gran Patty de Frutos ha colocado en su facebook. Entre otras cosas canciones para hoy.

“Este video es una colaboración entre
Sheila Blanco *música y verdad “caminando”, disco Sheila Down
Paz H.Páramo *interpretación de belleza
Patty de Frutos *imagen y cariños con motivo del primer libro fotográfico de Javier Jimeno Maté* “postales al viento” incluye los textos de este proyecto, autoría de poetas que vivieron madrid desde sus versos. a todos los que aquí volamos; un beso.”7

Atmósferas [electrónica]

Exai es lo nuevo de Autechre, y aunque de electrónica ni pajorera idea tengo que reconocer que es un género cuyas atmósferas me embelesan, como el sonido recrea un discurso delicado y a veces simulando la paranoia mental.

Exai me parece un trabajo delicado, cuidado y con la marca de Autechre muy definida. Este artista tiene una discografía extensa, por lo que no sé si calificaría de mejor o peor, pero sí que sabe hacerlo diferente. Son 17 temas los que forman este trabajo que aunque con un gusto peculiar sabe delirar y razonar de una manera a veces caótica y otras cuadriculada, será esa contradicción la que ha conseguido que lo que puede ser una rallada sonora se transforme en una delicatessen musical. Con los sonidos definidos e incluso descriptivos marca las líneas que encauzan la historia de una manera enigmática. Además, los tintes oscuros, psicodélicos y macabros lo hacen perverso. Me encanta.

Un disco de él que me gusta bastante es Amber

Viernes, viernes, viernes…

Para animar el viernes y poder empezar el fin de semana con buenas vibraciones :). Esta es una sesión hecha por una sesión de uno de los miembros de EstadoAv, del cuál espero tener noticias en breve con su “nuevo trabajo”.

Y para seguir con la fiesta os dejo esta lista de spotify que elaboramos para animar una pequeña reunión de amigos un sábado.

Automatics en la sala El Sol

Automatics tocaron en la sala el sol dentro de ese homenaje a los ’90 titulado: “Dichososo 90” organizado por elephant.

El concierto en general fue plano y aunque recordaba la música buena, en directo me encontré con una saturación de sonidos que a veces me hacían desconectar y convertirlo en ruido, ya que los silencios escaseaban y todos los componentes tocaban sin cesar, consiguiendo una sensación de lucha de egos.

El concierto fue rápido, ya que la táctica de hablar con el público para conseguir ser más cercano brilló por su ausencia, pero sumamos la gran actitud que mantuvieron el escenario que es de agradecer.

Tal vez porque esperaba más, o porque lo que había escuchado de sus trabajos noventeros no lo vi reflejado en el directo, no fue un concierto que me fascinara. Tampoco es que fuera un desastre, simplemente fue un sin más, un concierto entretenido, un grupo que a lo mejor no vuelve a tocar y lo he visto. Tampoco tengo mucho más que aportar de este concierto, bueno sí, que si leéis el resto de críticas que se  han hecho parezco una loca desquiciada que no estuvo en el concierto, porque no pongo que fue la hostia 🙂

 

 

//

Domingos grises

Domingos grises en los que con música de fondo, miras por la ventana como llueve, sientes que acaba una semana y que la sensación de vagueza te dice adiós con una sonrisa, entonces ignoras que es domingo y que el tiempo pasa y parece que funciona, y mejora con unos donetes, el pijama y moñito de Mulán.

Entonces llega el momento en el que dices: “voy a aprovechar el día”

Pero no nos engañemos, que eso no pasa, de repente te entra la famosa depresión de los domingos que combates viendo películas de Woody Allen. Y entiendes que Woody Allen debería formar parte de las clases de filosofía.

Y caes en ese loop de reflexión general que solo te hunde más

Y solo piensas en vivir por vivi

 

 

 

 

 

 

 

 

//