Low cost festival

Estuve en el Low cost. Podría empezar a desplegar el rollo de papel higiénico scottex extra largo para numerar los errores de la organización que incumplen la ilegalidad del consumidor, que incumple la ley de espectáculos públicos de la Comunidad Valenciana, y la propia lógica humana, pero creo que con deciros que el Low Cost debería ser una macrodiscoteca con ambientación musical, en vez de un festival, con destellos de campo de concentración, uno se puede hacer un dibujo de lo que fue a nivel de organización y reglas internas de producción.

Empecé con The Right Ons, que adoro, admiro y … se me cae la baba con ellos, aunque esté enamorada de The New Raemon, que no pude ver por ser el domingo :(.

El repertorio, pues… más de lo mismo, el factor sorpresa escaso, pero el público estuvo entregado, y saltando y de aforo bastante bien, si tenemos en cuenta que fuera para entrar había más de una hora de espera… por lo menos pudieron escucharlo fuera. Aunque tocaron Get Out y los temas estrellas de siempre de los anteriores trabajo y encima con los típicos binomios como Thanks + Tell me “bout the good times”, a veces me sorprende que sean tan creativos para componer y luego elaboren un playlist modelo. Es que fue como tener un dejá vu.  Y, lo que viene a continuación me jode como nadie porque cerrar con I do what I want que es mi preferida y me parece un temazo incomparable, hay que reconocer que para cerrar en festivales no es apropiado, porque tras Singer on the Radio y Purple neon lights mucho más “comerciales” y probablemente escuchadas por los espectadores,meter un temazo con esos riffs, gran parte de instrumentalidad, oscura y brutal, no parece ser bien recibida por un público multitask, se quedó como algo apagado. Esta vez no estuve en primera fila, debido a que… en la primera fila el sonido no era muy bueno y el sitio reducido, quería dejarme llevar por su genialidad. En mitad del concierto la P.A. empezó a hacer ruiditos raros, lo que ensució el sonido.

Después acabado sus grandes 45 minutos me encontré a Utah trabajando dentro de la organización del festival, el agobio se olía a distancia, la tensión se percibía y crucé dos palabras con él, de lo cuál me hizo mucha gracia que siempre se le presenta a Charo y la habrá visto como 10 veces, y presentado las 10 veces, tengo que reconocer que es que en realidad, no hace nada especial, pero en sí lo convierte en mi favorito y le soy muy muy fan. Al resto me crucé con Ramiro que iba acelerado y dos besos y salió corriendo de nuevo, y del resto ni rastro. Espero que sigan vivos para el Arenal.
Es que fueron dos días intensos, decir que SUEDE es …toda mujer debería poner un Brett Anderson en su vida. La casa Azul resucitó a los muertos aunque no llevara su típical show, y mientras la gente se mataba por entrar a Placebo nosotras nos quedamos a ver el Columpio Asesino, y me flipó sus directo, el resto, pues más de lo mismo, sin sorpresa. No podemos dejar de pasar el Karaoke, donde destaco la actuación de Ricky, Lydia y Clara. Ricky un show que animó al público, y Lydia y Clara unas cracks, qué más os puedo decir.

Bueno sí, que a Clara hay que tenerla muy a la vista porqrue va a ser otra gran artista, TIENE TODO PARA TRIUNFAR, empezando por talento, acabando por imagen.

Y aquí os dejo con un cover:

Anuncios

The Bleach… ¿Quieren dejarse de tonterías y sacar ya Tired Horse?

Seamos serios, es el segundo concierto al que voy a escuchar Tired horse y la verdad es que tienen TEMAZOS, estaba escuchándolo y cuando parecía que estaba frente al temazo, aparecía otro tema que se convertía en una GENIALIDAD. Necesito escucharlo ya en disco o reproducción fonográfica, destriparlo, consumirlo y cuando vaya a los conciertos poder tener un mapa en mi cabeza de los sonidos. ¿A qué narices están esperando? Este es un teaser que han lanzado para que os hagáis una idea de lo que hablo.

A este paso me veo haciendo un actuable “POR EL ESPERADO DISCO DE THE BLEACH”. Entre las pocas cosas buenas que se puede escuchar eso sería un notición, pero como parece ser que la espera va para largo… me tocará conformarme con estos conciertos que van lanzando por la capital, comentar con ellos por el facebook el número uno, o estar al tanto de las últimas noticias sobre política o actualidad. (Y ver fotos de lo que saben lucir un traje, para que luego digan que los rockeros…xD)

 

 

La caja de Al Capone en el salón de mi casa

Sí, invitamos a la Caja de Al Capone a tocar en el salón de nuestra casa. ¿Cuál fue el resultado? Un salón lleno de gente conocida y desconocida para mí, y que terminó siendo conocida. Fue una experiencia increíble y sobre todo, fue algo que no sabré como agradecerles que cedieran a tocar en unas condiciones tan pésimas. Fue increíble. ¿Qué os puedo contar que nos haya contado ya? Son una banda que cada concierto es diferente, por eso creo que este miércoles 13 de junio, todos deberíamos estar en el juglar.

Miro atrás y alrededor también, y recuerdo el concierto en el que los vi por primera vez, y desde entonces, cada concierto ha sido una aventura tan apasionante como la vida misma, sus temas me parecen que tienen vida propia y ellos consiguen que lo puedas hacer tuyo. Es imposible no enamorarte de ellos, no caer rendido a sus encantos musicales.

La Caja de Alcapone son La mejor enfermedad para afrontar cada día, y conseguir que no siempre sea la misma canción. Tienen una extraña habilidad para hacer que el final del concierto siempre sea una dulce despedida que aunque amarga te hace sonreir, son ese cirujano que sin esperar nada consiguen que el año cero esté lleno de recuerdos. Son re-increíbles, y realmente es un grupo que podría asistir día tras día a un concierto suyo y seguir queriendo más.

Son carismáticos y geniales, es un placer escuchar sus canciones, verles en directo, y disfrutar de cada momento que nos brindan con su música, porque es el mejor postre para acabar cualquier día, minuto, segundo…

Simplemente INCREÍBLES.

The Rebels en el wurtlizer

The Rebels hace ya tiempo que actuaron en el wurtlizer, pero la pereza y el calor me tienen algo descentrada del blog, pero hoy volvemos.

El concierto fue rápido y directo, lanzaron su rock apoteósico y Worldmakers sonó con soltura y descaro, por otro lado, los nuevos temas que presentaron se presentaron frescos y rockeros. El cambio no ha sido radical, pero si preciso. A pesar de las condiciones de la sala sonaron mucho más que decentes, vi a una banda re-inventada sin perder su esencia, una evolución hacia la perfección, e ir más allá de lo que se espera o se cree, saben lo que hacen y tienen muy claro a donde quieren ir. Presenciamos ROck, Rock y más rock, con un carácter punk reivindicativo.

 

The Right Ons en la sala But

The Right ons volvieron a conquistar Madrid. Un intenso show de una hora y poco, la verdad es que o te gusta este tipo de rock puro, setentero o el concierto se te puede hacer denso, porque son vehementes de principio a fin. A mí, me pareció increíblemente delicioso.

¡Por fin cambiaron el setlist! lo que hizo que el conciertaco fuera de diez, e incluyeron una versión del tema L.A Woman de The Doors, BRUTAL, ese Get Out lleno de vida, que hace que el rock hierva en la sangre, y evidentemente algún tema de sus dos anteriores trabajos que para nada discreparon.

Al sonido estaba César, en vez de Carlos, y otro gran técnico, porque en el primer tema ya hizo que sonara el concierto de manera espectacular. La verdad es que The Right Ons son unos profesionales, pero es que tambié se juntan con un equipo de profesionales que les saben colocar donde se merecen.

Durante el concierto, Utah, de repente mira a Martín y Martín le devuelve la mirada como :”te lo dije”, después del concierto, les pregunto ¿Qué pasó? Y me dicen que Utah se quedó sin pilaspara los monitores. Es que es tan desastre que es encantador. Martín y Ramiro desde atrás y con la complicidad de siempre la liaron parda dándole a los micros, tirando las baquetas sin ton ni son, a su estilo, divertido, desenfrenado, bailongo y disfrutando ellos, que es lo que el público necesita ver, pero hay que decirles que el hecho de que su posición en el escenario sea de segunda fila, no significa que no se les vea, es más, son más protagonistas de los que creen. Disfrutan como niños. Rafa, metido en su papel de serio rockero, intimando al público y mostrando una faceta misteriosa apareció engominado al estilo cortijero, y seductor de los años 20, que incluso con tanto movimiento algún rizo se  soltó de la masa. Álvaro, un crack, una vez me confesó que desde arriba no veía nada y bla bla bla bla, pero ¿quién lo diría?, si es como si hablara con cada uno de las primeras filas, tiene ese algo que le hace conectar con el público, hablar con la mirada y emocionar con la música.

La verdad es que fue un concierto espectacular que aún guardo en mis retinas y tímpanos.

Varry Brava en la sala Caracol

Ayer Varry Brava despuntó en la sala Caracol. Un grupo a cuyo concierto debes ir con energía porque si no, acabarás consumido porque haces más ejercicio que en una clase de aerobic, te ves obligado a bailar de principio a fin. Son la mejor opción para empezar la operación bikini.

El público. Llevaba mucho tiempo sin ver a todo el público bailando en un concierto como si su vida dependiera de ello. Pero es que ellos no estaban menos sobre el escenario, montan un show completo con buena música y espectáculo interpretativo. El cantante vestido con unos leggins imitando el cuero, que, cuántas quisiéramos que nos quedasen tan bien, con una americana amarilla, rompiendo el mito de que el amarillo da mala suerte sobre los escenarios. Moderno, moderno. El teclista ,a veces guitarrista, sin comentarios, simplemente genial, metido en su mundo, reviviendo la movida. El bajista, algo más discreto pero sin perder esa modernidad. El guitarrista mucho más, discreto, sin llamar la atención, al igual que el batería, aunque ambos estaban muy metidos en el show. Complicidad y buen rollo es lo que se transmitía desde arriba. La sala, tal vez no era la adecuada, y por eso, aunque no se pueden quejar de público estaba a medio gas, el 8 y medio hubiera sido la opción que yo escogería.

Su directo es intenso, y enérgico, lo que no sé como no son el cierre de los festivales veraniegos. Tienen todo para estar en ese tipo de eventos, lo que hubiera dado yo porque después del apagón que me llevé en aquel sonorama donde los planetas interrumpieron mis ganas de pasarlo bien, hubiera habido un grupo así. Es que por mucho que le ponga palabras a esta experiencia es para vivirla y dejarte llevar.

El disco suena demasié. Pero el directo es que esdemasié al cuadrado. Son maneras distintas de vivir las mismas notas. El disco es mucho más comedido y aún así es cañero.No gires y radioactivo, fueron las que cerraron primera parte y bis consiguiendo desmantelar los cimientos de la sala por las vibraciones de toda la potencia que había concentrada.

Conclusión:demasié al cubo es lo que son este grupazo.

Su videoclip tiene mucha esencia. y el spot que hicieron para este concierto fue creativo y original como ellos son.

Deseando volver a verlos otra vez.

The Right Ons en el semi-acústico en el Costello

The Right ons estuvieron en el Concierto benéfico Maasaid acompañando a Rusos Blancos, Templeton y El Meister (de los que hablaré en otro post)

Para comenzar tengo que decir que Utah apareció con las mismas zapatillas Vans y la chaqueta de Loreak Mendian Shop igualitas que las de la Señorita Vogue, la que me acompañó a este evento.

Del concierto destaco Thanks, que sí, que ya había visto esa versión, pero solo interpretada por Rafa y Álvaro, con el resto cogió mucha más fuerza. (Si es que parezco la madre del artista, estoy en casi todos sus conciertos). En cambio, Time Will Tell quedó algo sosa, pero al ser uno de los temas bailongos se pudo bailar perfectamente. Get Back, On the Radio, There She Goes, y Purple Neon Lights también estuvieron en el repertorio acompañadas de Do your Thing, Babe y Thanks de sus trabajos anteriores. Ese semi-acústico hizo bailar a todo el mundo, y disfrutar del directo como ellos siempre saben hacer.

Fueron acelerados, probablemente el tiempo jugaba en su contra, pero fue visto y no visto, así que intenso fue. La gente pidió otra pero no hubo un bis, la verdad, es que a mí me gustan los conciertos de tirón, sin ese bis, porque no se enfría el cuerpo.

En este formato las voces toman protagonismo y los coros a cinco voces dan potencia a los temas, y no pierden escenografía ni show a pesar de estar sentados Utah, Rafa y Álvaro, aunque este último no pierde su carácter seductor. Se echaron de menos los bailes de Rafa y Utah estaba como tímido, sentado de cuasi-lado mirando a Ramiro y de vez en cuando al público. A Martín le quitaron la percusión, seguro que estaba sufriendo,  y Ramiro es como si estuviera desnudo, porque aunque su batería es “simple”, en semi-acústico estaba pobre, xD, esto hico que tuviera más libertad de movimiento.

Carlos, estaba también formando parte de TRO, y como siempre ENCANTADOR y haciendo del directo de The Right Ons candidatos a la octava maravilla del mundo 😀 (sin exagerar, ¿eh?)

Este sábado vuelven a tocar y tengo muchas ganas de volverlos a ver, porque ellos dicen que les meto caña, puede ser, yo no lo veo así, pero confío mucho en su talento y creo que pueden dar el concierto perfecto, de momento lo están rozando. Desde aquí hago el llamamiento de que cambien el setlist… Porque me gustan mucho pero en Madrid ya han dado un par de conciertos con el mismo espectáculo y los deja vu me dan algo de mal rollo. xD.

Voy a matizar que respecto a Rafa, dije que me daba respeto, para nada que fuera borde, si tiene una cara de bueno que no puede con ella, además de que sé que es muy simpático y agradable, pero… también su presencia y porte dan respeto, y aunque no lo parezca yo soy vergonzosa. En este concierto le saludé y hablé un poo más con él y corroboro que es un encanto y simpatiquísimo y cercano. Un gallifante para Rafa.

Un vídeo para calentar motores para el día 12. ¿nos vemos allí?

Fantoccio en directo en el Wurtlizer Ballroom

Cartel concierto fantoccio en el wurtlizer realizado por Noelia LozanoFantoccio ayer tocaron en la sala Wurtlizer, una sala complicada porque el equipo con el que cuentan está algo cascado, un cambio del mismo no estaría de más.

Empezaron haciendo un popurrí de versiones que quedó divertido y útil para romper el hielo.

Posteriormente tocaron el resto de repertorio de su disco homónimo. Ejecución cuasi-perfecta, el cantante, Isra, se mostró suelto y cabaretero, Ricardo, guitarrista, tal vez algo más tenso, pero concentradísimo y entrañable, el bajista, Óscar, tuvo una actitud medida, y Juan de vez en cuando sonreía, miraba al resto de componentes buscando complicidad y consiguiendo su aprobación.

El ritmo del concierto fue acelerado, tal vez eso lo hizo algo más denso, ya que su música es algo particular y no de fácil asimilación, pero no obstante, consiguieron hacer bailar al público, llegando a empatizar con él. Tal vez eché de menos el factor directo, es decir, eso que hace a los conciertos especiales, un poco más desgarrado y descarado el sonido. No obstante, estuvieron correctos y sacaron la personalidad más rockera de su música, dejando en segundo lugar el resto de géneros que deambulan en su trabajo.

Lo que más me dolió es meter otra canción dentro de mi tema preferido… Romance del inhibidor de voluntad. Pero se lo perdono porque no estropearon su propio tema y supieron encontrar el equilibrio entre todas las notas que componen sus canciones. Esto dio como resultado los alaridos de un público enfurecido y entregado.

Fantoccio supo domar a las fieras sonoras que forman parte de ese circo ambientado en la diversidad musical y sustentando la cabaretera realidad que nos rodea. Una deliciosa locura de austero silencio vestida de energía e insolencia.

Dedito para arriba.

Al salir del Wurtlizer me encontré con Álvaro de The Right Ons… y fui acompañada a fantoccio por Isa, Nacho Simón y Charo… Excelente.

The bleach ostensible delirio sonoro

Tras un silencio The Bleach vuelven a los escenarios pero, ¿Where is the bleach? Sam y John aparecen acompañados de Víctor Cabezuelo (el omnipresente) y Lete. Ahora, además, pueden decir que son modernos e indis, porque ¿Qué grupo indi que se precie no tiene otros proyectos? lo que pasa que ellos comparten miembros y temas con Tired Horse, seudónimo que usaron para promocionar este show.

El silencio de The Bleach está más que justificado ya que el proceso viene acompañado de una mejora indudable y un cambio drástico y aplastante. Ellos siempre sonaron bien, tenían un estilo muy personal, característico y rockeros han sido siempre, entonces, ¿Qué nuevo podrían aportar?. Siguen manteniendo su pasión por lo clásico, me sonaron muy setenteros e impetuosos, una instrumentalidad impecable y vocalidad extremadamente característica,  donde la madurez o el asentamiento de la experiencia ha dado como resultado un rock puro donde lo sucio no está reñido con lo elegante, el rugido se convierte en susurro y el descontrol es el dueño del sonido. Vigor, contundencia, garra y dadivoso son adjetivos que se adptan a sus sonidos.  Aunque mantienen esa base de R&B, el oscuro rock de psicodelias y delirios se matiza gracias a la aportación de teclados estrepitosos. Este nuevo trabajo cuenta con más silencios de rigor lo que dan más intensidad a los temas. Han sabido controlar la energía y ese derroche de la misma de la que abusaban en el primer álbum es uno de los grandes cambios en su composición, partes más tranquilas pero no menos vehementes, por el contrario, generan un efecto de tensión que eriza el vello.

No puedo dejar de mencionar ese soul que deja caer la sensualidad y perversión en sus temas. El claro ejemplo de esto era la canción de su primer trabajo Burn this city.

The bleach sacó a la fiera que lleva dentro, la que no está dispuesta a ser domesticada, y acabó comiéndose el siroco y prometiendo mucho para su nuevo disco.

Recuerdo aquel concierto, Fnac de callao del 2010, en el que a pesar de que iban a presentar su primer trabajo, tocaron algunos nuevos temas, ahí, fueron ese trueno que da paso a un gran rayo. [Momento kit kat. El corte de pelo que llevaba ahí Sam me gusta mucho más que el que lleva ahora. Pero matizo, es guapo, así que no le queda mal del todo las melenas a los cristo viejo, o heavy. Y uno de los temas que más me gustaron de ese concierto: Digging].

The Bleach siempre me han hecho vibrar, pero el concierto de ayer fue mucho más que eso, fue volver a ver sobre el escenario una banda que me conquistó por primera vez en el Suite Festival en la sala taboo en el 2008 y desde entonces no me han defraudado. Fue emocionarme, disfrutar, dejarme llevar, entender por qué me gusta  tanto la música, porque esas sensaciones que vibran por dentro te hacen sentir vivo y trasladarte a una realidad donde todo es perfecto. Durante los 45 minutos que duró el concierto fui extremadamente feliz. Problema, ahora estoy con la resaca de The Bleach y necesito más. Quiero ese nuevo disco YA, es más, LO NECESITO.

Hablé en el postconcierto con ellos y creo que andan orgulloso del monstruo que han creado, para no estarlo,  porque la felicidad hablaba en su mirada, a pesar de los altercados que caracterizan a esta banda, porque como genios que son, siempre alguien tiene que dar por saco porque no tolera, o soporta el hecho de que hay gente realmente talentosa. De hecho John me dio un consejo: “que no se te vaya la pinza, Mapi”. No sé si llega tarde, pero tengo unos límites establecidos.

Dicen que toda obra nace de una obra ya creada, de un trabajo que has disfrutado, admirado y amado, pues si algún día tuviera que crear algo, The Bleach sería una de esas obras en las que yo basaría la mía.

Ejemplo:

Tindersticks en el teatro Lara

Tinderstick en su gira por España hacen una parada grande en Madrid, dos días de concierto en el Teatro Lara. Nada más llegar al teatro mientras la espera de abrir puertas te invitan a una estrella Galicia. Y en la puerta, un señor que nos lo hemos encontrado varias veces pidiendo una entrada de sobra, y a la salida preguntando si le dábamos nuestra entrada. ¿por qué? Trabaja de periodista, entonces lo que hace es coger la entrada de alguien y que luego se la abone el medio y escribe sobre lo que no ha visto porque no llegó a entrar. La próxima vez le pregunto sus intenciones. xD

Ahora cambio mi obsesión por el metalófono por las campanillas, suenan tan bien y tiene que ser tan divertido tocarlas. Un sonido que hipnotiza. En la foto las podréis ver, además quedan tan bonitas.

TInderstick estuvieron perfectos, sus sonidos enigmáticos cautivaron a todo el teatro Lara, consiguiendo dos bises. Presentaron su nuevo trabajo entero, «The something Rain» y evidentemente temas anteriores. Su música es de un estilo particular, melódica y pop con mezcla de Jazz sobretodo en la batería y ese saxofón que hace aún más especial el ambiente. La magia y la seducción estuvieron presente en más de la hora y media que decoraron este teatro de música. Apenas hablaron pero todo era demasiado mágico como para romerplo con las palabras. Era meterte en su mundo, era entender su música, era vivir la música, porque transmitían al cien por cien. Además, el playlist equilibrado con los momentos más abstractos a los más concretos, los temas más intensos con los más reflexivos se entrelazaron tejiendo un concierto perfecto.

Complicidad entre los miembros, entendimiento en sus movimientos. Un dominio de la diversidad de instrumentos que componían su backline. Música para escuchar, disfrutar y saborear. Me encantó el concierto, hasta ellos sonrieron al público y se sintieron emocionados frente a la ola de aplausos que les cubrió, puesto que ya sabemos que a ellos no les gusta tocar en España porque dicen que la gente no sabe escuchar, que no paran de hablar. En este caso,  les entiendo, porque estábamos rodeados de ineptos musicales, los que pasaron la lata de cerveza de estrangis y todo el rato abriéndolas y riéndose, a los que les molestaba el click insignificante de una cámara de fotos profesional, unos que se quejaron porque un chico tuvo que salir al baño y luego se durmieron. Conclusión: público que va a un concierto porque mola decir yo estuve allí. Lástima que no lo supieran apreciar, porque mereció la pena no, lo siguiente.