The Rebels en la sala el SOL

¿Preparados?¿listos? Empezamos con el tema estrella It’s time when it’s time que dedico virtualmente a Cristineken, que desde Copenhague no pudo asistir al conciertaco.

Un comienzo tranquilo para ir progresivamente dando caña y desfasando. Olía a Rock, se palpaba un ambiente vigoroso, unos sonidos realmente desgarradores, un exquisito postre para acabar la cena del viernes.

Su directo es especial, porque tiene la esencia de este rock garagero, lleno de fuerza, potencia, y sobretodo de subidón. Tema tras tema sin ser consciente de ello te sale un “wow”, y el concierto se compone de momentazos, como I’m happy, todo el mundo subido encima del escenario, brincando, cantando, sintiéndose estrellas del rock. Son una explosión musical llena de vida propia, capaces de mover cimientos y romper etiquetas, desquebrajar esquemas y desmotar el esqueleto, porque sus ritmos calan en tu cuerpo, de repente eres una marioneta de su música.

No recuerdo cuánto tiempo estuvieron tocando, pero Álex (a la izquierda) no estuvo nada charlatán, fue canción tras canción, y reconozco que todo es menos agotador cuando habla porque no nos dieron tregua, era un no parar de saltar, apenas pude apoyar los pies en el suelo (tal vez por eso duré toda la noche con los tacones). La canción de Gold y Der Wölf tuvieron una textura, y una escucha para mí totalmente distintas, esa sala subterránea, ese ámbiente enigmático, la gente llena de energía, fueron dos temas totalmente desmesurados que desde mi percepción no pasaron indiferente y tuvieron ese toque “sucio” (totalmente bueno, no en sentido de malo)que hace real el rock, que incita a ese mundo de sex, drugs and rock pero sin el roll, porque para nada tuvieron un sonido “ñoño”, ese pop que se disfraza de rock, fueron totalmente auténticos.

No podemos obviar cuando tocaron una canción compuesta por Juan, donde cogió primera fila con el bajo, y Alfredo se puso a la batería. – Ver vídeo – siguiendo la potencia de The Rebels, aunque tal vez algo más grunge. Aunque, la camisa desabrochada… se llevaría un ARG en el cuore. (no tengo fotografía de es emomento, pero sí vídeo, así que lo tendréis que ver, recomendable, recordar que es con una cámara de fotos)

Finalizando esta espesa crónica, mi gran aplauso es para el tema worldmakers, me encanta esa ruptura de la estructura, ese punk con pop marcando el rock. Tengo debilidad por esa canción. Me parece una extraña composición que realmente no copia a nada, ni se parece a nada, y en directo me parece tan fantástica. AGGGG, guardarla para el final es jugar bien las cartas.

El directo que ofrecen es una experiencia brutal, un cóctel delicioso, una bomba de relojería con un diseño de coleccionista.

El resto de la noche está censurada, pero tengo que reconocer que soy SUPERFAN de ÁLEX. ¿por qué? porque es un crack, simplemente y así de sencillo.

Aquí podéis ver algunos vídeos del concierto – http://www.youtube.com/user/Surfeandoenlared?feature=mhum#p/c/52F2066A61BE45FC-

Ya que antes hemos puesto una fotico de Álex, ahora vamos a poner a Juan (izq) y Alfredo (dcha), que también son remajos,  y se lo curraron en el concierto.

A pesar de la resaca, el único motivo por el que hoy me movería del sofá sería para volver a vivir un concierto de The Rebels, porque es de estos directos que te involucran, que te poseen, que son memorables. Así que como no va a ser así, vamos a ver movida en Roxbury.

P.D: Aviso a las personas que me aprecien un poco, nunca me dejéis con Charo sola de fiesta, porque…

Anuncios