The Right Ons para Sol Music

Fuimos a ese edificio que tiene telefónica en toda la Gran vía, durante estos días se ha podido ver la promo y sus dos videoclips en loop de manera continua. Por la noche molaba más.

Era para grabar un programa de Sol Music, eso deberían avisarlo que una cuenta con derechos de imagen. No obstante ahí estuve, fue algo incómodo estar sentados en una moqueta, algo apretados, y luego ver un concierto de The Right Ons sentados.. no es lo mismo, además era un concierto a SOLas por lo que evidentemente es algo especial. Pero esto se les escapa a ellos, ahí, es lo que hay.

Fue corto, pero lo hicieron realmente bien, supieron jugar con el espacio, algo reducido, se buscaron las miradas y la complicidad era inevitable, tengo que decir que Martín es que se lo pasa como un niño. Rafa se muestra totalmente correcto, Utah marca su pose pero con algo de timidez, Ramiro… El rey de las cámaras, capaz de cantar, tocar la batería, y sonreír a la cámara, y Álvaro, cuando le pusimos hace dos años el seductor, es porque lo es, una actitud con groove.

En este caso el set list me pareció muy muy apropiado, para televisión, 30 minutos escasos, y empezaron con There she goes, continuaron con Time will tell, y empezó el momento singles, que evidentemente es un repaso lineal a sus trabajos: Thanks, Do yout thing babe, on the radio y Purple Neon Lights y llegó el fin. Todos esperábamos que decidieran tocar otra, pero no fue el caso.

La verdad es que siempre muestran garra y carisma, el público encantado y su simpatía les supera, estuvieron atentos a todas las personas que se habían desplazado hasta allí.

Tengo que matizar una cosa. Rafa dijo «Hemos hecho lo de siempre, lo mismo», cuando hago una crítica algo más dura y no le doy esas palmaditas en la espalda, porque no comente lo que ya otros han comentado, que su sonido es electrizante, desgarrador y exclusivo no significa o quiere decir que siempre hagan lo mismo, o no me guste, son superficiales sensaciones y una estúpida opinión personal, tampoco es que piense que ha estado mal, al contrario, siempre en los directos están muy impecables, e incluso cuando no se sienten cómodos (motivos varios) saben limar asperezas. De hecho, si no pensara eso no haría el esfuerzo de ir a casi todos los conciertos y eventos varios, pero es que solo se quedan con lo malo y no con lo que son de mis prefes.

Concluyendo, The Right Ons es un grupo que despunta en cada concierto.

DCODE FEST

Un Festival caro, no solo por los 96 euros que costaba el abono, sino por los tokens. Ya fue en el low cost donde esta moneda interna era una estafa, mientras que en los folletos ponían que 1 token valía 1 € la realidad es que el tocken vaía 1,37€, en este caso el token valía 2,50€. ¡Qué ganas de encarecer todo con pijerías sin sentido! El token es una ficha que va sellada con el logo del festival, y los nombres de los grupos por el otro lado.

Las necesidades básicas como ir al aseo, en el caso de las chicas, se convertía en una aventura, ya que había pocos sanitarios y las colas hacían que te perdieras medio concierto.

En todos los medios se habla de la poca coherencia del cartel Siguro Ros, justice, kings of convenience … y en Justice encima el sonido estaba bajo. El viernes la verdad es que estuvo flojo de aforo, y el sábado se llenó con The killers al igual que se vació.

Mi descubrimiento fue The Shoes. Impecable puesta en escena con dos percusionista totalmente sincronizados. Un sonido cañero y fuerte. Los franceses consiguieron tanto mi atención que en el momento DEUS decidí verlos, pero me vi con la necesidad de volver a ver a The Shoes.

Momento reivindicación por Dorian con la pancarta «La cultura no es un lujo», el problema es que desde el Ministerio de Hacienda se ha dicho que la música es entretenimiento y mercancía por eso el IVA general, mientras que la cultura: archivos, museos, bibliotecas y patrimonio se quedan en el reducido. Pero al día siguiente en la concentración de la cultura no apareció ni un músico. A las 5 de la mañana seguían en el DCODE y madrugar cuesta, pero deberían haber estado allí, porque en el dcode está guay a nivel social y de empatizar, pero la guerra se hace uniéndote al sector y donde realmente les va a dañar la imagen al gobierno.

Sigur Ros, sin palabras, impecables.

Foto de: http://www.flickr.com/photos/feiticeira_org

Voy a proceder a empezar con mi grupo estrella The Right Ons. 

Bestiales, se nota que tienen ganas de tocar y de comerse el mundo, energía y pasión vestían el escenario, sonido potente y perfecto. Nos hicieron disfrutar y perdernos en su rock tan particular a la par que setentero. Uno de los mejores directos que les he presenciado, pero, una vez más me quedo con la sensación de que es ese grupo que siempre está apunto de despegar y no despega. Tienen un tercer disco de 28 minutos, pero repartidos en 7 temas, muchos discos tienen más o menos esa duración en 9 temas. Evidentemente esto tiene algo bueno, que les da tiempo a tocarlo siempre entero, pero también tienen que llenar el resto del tiempo con un repertorio antiguo. Para mi gusto el set list fue previsible, y me faltó ese factor sorpresa, a pesar de que añadieron la canción que se encuentra en su edición japonesa y nadie conoce aquí, y nadie conocerá porque está escondida, aunque la filtré en el twitter de @therightonsfans 😉 Me faltó algo en la distribución de canciones, como si estuviera escuchando el spotify en calidad extrema, Eso me dejó algo chofff y en realidad mi reflexión lleva días rondándome por la cabeza, porque este set list sin riesgo, de caminar sobre seguro, acompañado de una vez más de ser el grupo potente que toca a las 21.20 h… pero que no les dan protagonismo exclusivo, ya que el concierto coincidió con final de supersubmarina, principio de The Kooks.

Esta reflexión la suelto, es personal, y nadie estará de acuerdo conmigo porque son de estas cosas que digo sin sentido, pero son mías. Además, de que aunque les meta mucha caña a The Right Ons lo hago porque creo que son un grupo que deberían tener un reconocimiento mucho mayor, y mi admiración hacia su trabajo es absoluta, de hecho, mucha caña, pero siempre estoy ahí, y hago todos mis esfuerzos para apoyarles.

La cuestión es que esa falta de riesgo que noté en el set list también se la noto a la manera general, siguen llevando el mismo parámetro de la industria hace años, que es genial, poder ser exclusiva en Rolling Stones, o presentar tu disco en siroco a través de Radio 3, pero falta algo que les haga llegar a ser NOTICIA, y que de repente explote como una bomba y todos los medios se hagan eco de ella, que nazca de ellos y llegue a los medios, no que ellos la generen y los medios «Trending topic» la tengan, y el resto de medios pues se empiecen a buscar la vida. No podemos dejar de lado el poder de la blogosfera.

Por ejemplo, su vídeo, estrenado en Rolling Stone ayer tenía 139 visitas solo, lo postée en The Right ons fans y en mi twitter y hoy tenía 628. Google analytics señala en la web de The Right ons fans que la página ha sido visitada 532 veces a partir de esa publicación. Volvemos a ver la realidad de las redes, la viralidad y cuidan mucho que todo sea privado, hasta que no salga… y falta ese factor improvisemos a ver que pasa.

Son muchos los blogs, ese periodismo ciudadano que termina pagando los conciertos, que dejan de lado, y de vez en cuando una campaña de fidelización para esa gente que ha posteado sobre ti… A mí me han comentado como 4 veces. ¿Cuántas veces he hablado sobre ellos? A nivel de blogs, si dedicas tu tiempo en ellos, que ellos dediquen un poco en ti se agradece.

Corto, que tengo que terminar de trabajar e ir a verles a la gran vía.

 

 

 

 

The Right Ons en la sala But

The Right ons volvieron a conquistar Madrid. Un intenso show de una hora y poco, la verdad es que o te gusta este tipo de rock puro, setentero o el concierto se te puede hacer denso, porque son vehementes de principio a fin. A mí, me pareció increíblemente delicioso.

¡Por fin cambiaron el setlist! lo que hizo que el conciertaco fuera de diez, e incluyeron una versión del tema L.A Woman de The Doors, BRUTAL, ese Get Out lleno de vida, que hace que el rock hierva en la sangre, y evidentemente algún tema de sus dos anteriores trabajos que para nada discreparon.

Al sonido estaba César, en vez de Carlos, y otro gran técnico, porque en el primer tema ya hizo que sonara el concierto de manera espectacular. La verdad es que The Right Ons son unos profesionales, pero es que tambié se juntan con un equipo de profesionales que les saben colocar donde se merecen.

Durante el concierto, Utah, de repente mira a Martín y Martín le devuelve la mirada como :”te lo dije”, después del concierto, les pregunto ¿Qué pasó? Y me dicen que Utah se quedó sin pilaspara los monitores. Es que es tan desastre que es encantador. Martín y Ramiro desde atrás y con la complicidad de siempre la liaron parda dándole a los micros, tirando las baquetas sin ton ni son, a su estilo, divertido, desenfrenado, bailongo y disfrutando ellos, que es lo que el público necesita ver, pero hay que decirles que el hecho de que su posición en el escenario sea de segunda fila, no significa que no se les vea, es más, son más protagonistas de los que creen. Disfrutan como niños. Rafa, metido en su papel de serio rockero, intimando al público y mostrando una faceta misteriosa apareció engominado al estilo cortijero, y seductor de los años 20, que incluso con tanto movimiento algún rizo se  soltó de la masa. Álvaro, un crack, una vez me confesó que desde arriba no veía nada y bla bla bla bla, pero ¿quién lo diría?, si es como si hablara con cada uno de las primeras filas, tiene ese algo que le hace conectar con el público, hablar con la mirada y emocionar con la música.

La verdad es que fue un concierto espectacular que aún guardo en mis retinas y tímpanos.

Comentarios a la breve entrevista de The Right Ons en Neo 2

Aquí os dejo un vídeo que he hecho, aprovechando una twitcam que he realizado, sobre la entrevista a The Right ons, contestada por Utah, para Neo 2….

Ains…

The Right Ons en el semi-acústico en el Costello

The Right ons estuvieron en el Concierto benéfico Maasaid acompañando a Rusos Blancos, Templeton y El Meister (de los que hablaré en otro post)

Para comenzar tengo que decir que Utah apareció con las mismas zapatillas Vans y la chaqueta de Loreak Mendian Shop igualitas que las de la Señorita Vogue, la que me acompañó a este evento.

Del concierto destaco Thanks, que sí, que ya había visto esa versión, pero solo interpretada por Rafa y Álvaro, con el resto cogió mucha más fuerza. (Si es que parezco la madre del artista, estoy en casi todos sus conciertos). En cambio, Time Will Tell quedó algo sosa, pero al ser uno de los temas bailongos se pudo bailar perfectamente. Get Back, On the Radio, There She Goes, y Purple Neon Lights también estuvieron en el repertorio acompañadas de Do your Thing, Babe y Thanks de sus trabajos anteriores. Ese semi-acústico hizo bailar a todo el mundo, y disfrutar del directo como ellos siempre saben hacer.

Fueron acelerados, probablemente el tiempo jugaba en su contra, pero fue visto y no visto, así que intenso fue. La gente pidió otra pero no hubo un bis, la verdad, es que a mí me gustan los conciertos de tirón, sin ese bis, porque no se enfría el cuerpo.

En este formato las voces toman protagonismo y los coros a cinco voces dan potencia a los temas, y no pierden escenografía ni show a pesar de estar sentados Utah, Rafa y Álvaro, aunque este último no pierde su carácter seductor. Se echaron de menos los bailes de Rafa y Utah estaba como tímido, sentado de cuasi-lado mirando a Ramiro y de vez en cuando al público. A Martín le quitaron la percusión, seguro que estaba sufriendo,  y Ramiro es como si estuviera desnudo, porque aunque su batería es “simple”, en semi-acústico estaba pobre, xD, esto hico que tuviera más libertad de movimiento.

Carlos, estaba también formando parte de TRO, y como siempre ENCANTADOR y haciendo del directo de The Right Ons candidatos a la octava maravilla del mundo 😀 (sin exagerar, ¿eh?)

Este sábado vuelven a tocar y tengo muchas ganas de volverlos a ver, porque ellos dicen que les meto caña, puede ser, yo no lo veo así, pero confío mucho en su talento y creo que pueden dar el concierto perfecto, de momento lo están rozando. Desde aquí hago el llamamiento de que cambien el setlist… Porque me gustan mucho pero en Madrid ya han dado un par de conciertos con el mismo espectáculo y los deja vu me dan algo de mal rollo. xD.

Voy a matizar que respecto a Rafa, dije que me daba respeto, para nada que fuera borde, si tiene una cara de bueno que no puede con ella, además de que sé que es muy simpático y agradable, pero… también su presencia y porte dan respeto, y aunque no lo parezca yo soy vergonzosa. En este concierto le saludé y hablé un poo más con él y corroboro que es un encanto y simpatiquísimo y cercano. Un gallifante para Rafa.

Un vídeo para calentar motores para el día 12. ¿nos vemos allí?

The Right Ons, en un lugar de la mancha…

La Niña Imantada y yo, volvimos a una de nuestras aventuras Rightioneras, esta vez en un lugar de la mancha. El concierto empezaba a las 23.30 h como podéis ve en cartel, pero empezó a las 24.00 h, largas, con Full Flavour (grupo de Tomelloso que suena pero que muy bien, unos chicos que llevan tocando toda su vida, y se nota, tal vez la voz les fallaba, pero instrumentalmente de diez). A la 1.20 The Right Ons salen a escena, para colocar. Martín con pantalón de bajo doblado, zapatitos, camisa y las típicas rebecas de punto, muy bien peinado con la cabeza agachada. Menuda actitud de rockero que llevaba, a ver si aprende un poco de Álvaro, que sale el último, con su americana y pañuelo al cuello, mirando al enfrente, decidido, dispuesto a colocar y comiéndose ya el escenario. Vuelven a entrar para adentro. El escenario se queda a oscuras, la música del bar sigue sonando. A la 1.37 el silencio es el protagonista de la sala, el Show va a empezar. Yo lo veía claro, entre ese silencio y la oscuridad, interrumpir de repente con las voces a capella, para que luego el rock explotara a la vez que se encendieran las luces del escenario, pero no.

Ahora haré un breve paréntesis para comentar un momento del final. Terminan, les saludamos y me preguntan: “Venga, a ver, los errores que tú siempre nos encuentras fallos”. Tuve complejo de Risto Mejide en Tú sí que vales, y evidentemente el papel de Corbacho se lo damos a Utah. (¿Por qué Corbacho?, no por las gafas, porque no las llevaba, sino por la vestimenta…)Una camisa de cuadros pequeños donde la vuelta de los puños y el cuello parecían hechas con las servilletas de Picnic, los vaqueros, las zapatillas del corte que llevan los hombres de Tomelloso para irse al campo con estampado de Leopardo y una brillante y naranja cinta que le sujetaba el bajo de 1974. Tal vez, si hubiera ido más elegante vestido, esa glamourosa cinta no hubiera chocado tanto. Claro, que si hablamos de vestimenta, Martín, típico asistente al 8 y medio de Madrid, Ramiro, con un gorro de lana gorda rojo. Me gustaría saber la historia de ese gorro, puesto que se lo pone bastante en los conciertos, y se asa de calor con él, no importa combinarlo con el resto de prendas, el gorro es ya parte del batería. Álvaro, denominémoslo sweater de punto, con el cuello a pico, pero no de los horteras, sino de los decentes, combinando el cinturón y zapatos. Rafa, con su polo negro, los vaqueros, y zapatos negros, sencillo pero rock rock rock.Y el bombo de la batería que luce esa portada de Get Out, deberían quitarle la pegatina negra que creo que ponía Turkish o algo así.

Suena la intro, música en lata, salen al escenario, Martín con la misma actitud de rocker que comenté antes, el resto como paseando por su casa, se colocan en sus puestos afinan, y empiezan a tocar, el público entregado entre otras cosas, empieza a desmelenarse. Adelantar que me lo pasé en grande.

Para comenzar pues… (no van en orden porque no lo recuerdo), The Right Song, Thtat’s New york, Take it easy entre las que se pierde el temazo Long Road. Temas antiguos para ir calentando, adaptándo el sonido a la sala, empezar por lo seguro. Bien, total, es que en directo son tan cañeros que te pierdes en sus sonidos.

Llega el momento de destripar ese GET OUT íntegro. There she goes, dedicada a unos futuros fans de The Right Ons, sonó correcta. Continúa Time Will Tell, Ramiro nos deleita con unos movimientos robóticos, si es que es como un niño, no se puede estar quieto, y aquí la intro lo hace Martín, así que… El desfase se notó, entre sonidos optimistas, y la esencia bailonga de este tema, el estruendo psicodélico sonó destapando una paraonia, un oscurismo camuflado,aunque sin pasarse, «Voices in my head, voices everywhere», creo que es una frase que podía resumir muy bien lo que se vivió en ese momento. Tras este intenso tema, relajan (no de bailar, sino de vehemncia) al personal con On The radio, ya que es un tema por denominarlo de alguna manera «más superficial». Tema del anuncio de Mini.En mitad de la canción un miembro de full flavour coge la primera fila para hacerle un movimiento de culo tan sexy como el de su videoclip. El público no paró ni un momento de bailar y dejarse llevar era una premisa en ese concierto. Continuaron con Purple neon lights, volvemos a ese rock, y la parte oscura que guarda el Get Out, donde Martín se emociona y le entra el momento Kung Fu y le da una patada al platillo de la batería, ¿para qué usar las manos?, no lo hizo con mucha clase, así que va a tener que perfeccionar el  «Grand Battement». Get Back ese tema que inspira a bailar como en los años 50, fue más tranquilo, pero se necesitaba.

EL TEMA DE LA NOCHE; TEMAZO DEL GET OUT ES PARA I DO WHAT I WANT. Hasta el momento había sonado de P… M… pero en la sala Arco se disparó. Un rock sombrío, intenso, potente, una versión de su propio tema espectacular, elsoul de este tema dotado de sensualidad y perversión, psicodelia en estado puro, corrupción y tenebrosismo, facilmente podría ser un tema de una de las bandas sonoras de una película de Darren Aronofsky. Cada vez que recuerdo este momento, que guardo como si fuera un tesoro, las emociones vibran, la sensación de haberlo flipado. La verdad es que sin palabras. Además el final, «improvisado» guiado po Rafa con esos golpes rítmicos de tambor a un ritmo que creaba tensión, por parte de Ramiro, y un Boom final seguido por todos, acabando en el silencio absoluto a tempo. Se podía haber acabado el mundo, que me hubiera quedado tan feliz.

Para acabar como no,  dar las gracias con el ya clásico de Thanks ligado a Tell me “bout the good times”, donde Álvaro vuelve a sus andadas y se mezcla entre el público. Y en el Bis, para no arriesgar mucho Walking on the river, donde le público no coreó demasiado bien, y Do your thing, babe.

Esceneográficamente, Álvaro, no pudo lucir su micrófono porque le daba calambre. Martín estuvo menos torpe que otras veces y no dejó caer tantas veces la baqueta al suelo, el intercambio de maracas con Ramiro, fue bastante perfecto. Ramiro y sus malabares con las maquetas estuvieron muy acertados, pero perdió una baqueta mientras tocaba. Álvaro y Ramiro se hacían unos guiños, que me vino a la cabeza una de las fotos del cuore que le hicimos donde había un triángulo amoroso entre ellos.

Acaba el concierto, ellos estuvieron más amables que de costumbre, estaban relajados, no conocián a nadie, así que pudieron dedicarnos su tiempo. Nos regalaron el Vinilo firmado. Martin dijo que las últimas, y al final se salió con la suya. En este vinilo firmado cada uno refleja su humor y como nos ven. Aquí, saco yo mis conclusiones y no las voy a contar, daría para otro post. Rafa, con el que hablé, y sí es muy majo, nunca dije lo contrario, pero es que tiene un porte de hombre hombre hombre, y encima rockero. Firmó el último, nos costó conseguir esa firma, pero fue el único que se lo pensó y curró. Así que dedito para arriba hacia Rafa. Utah, como no, ¿Cuánto tiempo llevaba sin escucharle quejarse?. Que si es que me falta pelo… Puede ser que no tengas la melena de Rafa, pero tío, que tienes unos ojos re-impresionantes porque son muy expresivos, sácale partido y no escondas tu cara en una barba frondosa, sino en una barba ligera. Es que estoy segura que él sabe que es guapo, pero le encanta escucharlo. Luego, es que me tengo que hacer su re-fan, y él sin quererlo siempre se convierte en favorito, es que es tierno. En la conversación de Rafa y Utah, hubo un momento que nada tenía sentido, pero fue divertido. Con Álvaro, un galán del rock, impoluta presencia y maneras. Me contó que para el anuncio de Mini el otro grupo elegido era Sidonie, hay una batalla no buscada The Right Ons vs Sidonie, es sin querer pero se siguen los unos a los otros, sacan el mismo día disco… entre un millón de coincidencias. Carlos Grimaldi, siempre autocrítico con su trabajo, no muy convencido con el sonido, pero sonó genial, siempre dentro de las circustancias, y tan simpático y encantador como siempre. Martín en su línea, pasando desapercibido. Durante el merchandising, todas las fans pidiendo fotos con ellos y Martín detrás del puesto… Ramiro, estaba out en ese rato.

El público, o más bien, las chicas darían para otro blog,  20″ antes de acabar el concierto un montón de chicas que hicieron avalancha para tomar la primera fila. Grupis, grupis, yo soy una mierda de grupi. Y eso que llevaba la firma de Álvaro en el pecho. (Todos miraban, y decían así se empieza… insinuando algo, lo cual me hacía gracia). Luego, durante todo el concierto una pandilla de treinteañeras rozando los cuarenta paseaban esa primera fila de manera interrumpida buscando la mirada de los miembros. Reitero que daría para otro blog. Pero, en esa sala tuve un MOMENTO GET OUT,  en twitter lo usaré #momentogetout. ¿Qué es? Cuando algo de lo que ves no te lo puedes creer, es ¿pero está pasando de verdad?, pero es de un matiz de risas, por lo ridícula que es la situación. No puedo contarlo, eso se queda ahí, pero a mí sí que se me quedaron los ojos en blanco.

La furgoneta es grande, pero es que llevan una de trastos. Una mudanza constante, qué pesadilla. 40 bultos, y muchos kilos, que los tienen que pesar para la gira europea, aunque el momento fue de ver. La niña imantada y yo mirando desde mi coche, y ellos jugando al tetris real, Utah metiendo las cosas y el resto opinando. Al acabar se llevaron otro gran aplauso por nuestra parte.

Hasta aquí puedo leer.

The Right Ons en un mini

Llegamos a la sala Caracol, en la puerta de expositor dos modelos igualitos al coche en el que The Right Ons darían el concierto. Parece difícil meter a un grupo en un coche y que se pongan a tocar, y mucho más difícil que suenen como deben de sonar. Parece ser que The Right Ons pueden tocar en cualquier lado, recordemos aquel concierto del programa de la 2 Fuera de Lugar. La calidad es lo que tiene.

La sala estaba llena, la mayoría invitados de MINI y de la Agencia de Publicidad (el perfil de la chica publicista es que es un cliché que sufrí durante 5 años, pero nunca llegué a mimatizarme, y aunque es jodido etiquetar es así).

Salieron los coprotagonistas a escena y se metieron en ese coche, el protagonista, Álvaro de conductor, Rams de copiloto, de pasajeros traseros Rafa y Utah, de equipaje Martín, fue el discriminado de este concierto.

Tocaron temas de sus antiguos discos, básicamente, los clásicos y también alguno de los nuevos cayó, pero no importa la fecha porque creo que su música es atemporal. Los primeros temas fueron complicados de escuchar, hasta que el sonido se adaptó… Pero evidentemente la culpa ahí no era de nadie nada más de que tocar en un coche es lo que tiene.

Como concierto y sonoridad pues no, pero como experiencia sí, porque ellos se desenvolvieron como pez en el agua. Cierto es que las tablas se les nota y que la gente no pudo disfrutar más. Era curioso saber que estaban en el coche que se mostraba encima del escenario y verlos a través de una pantalla. La lástima es que a Martín apenas se le veía, aunque Rafa y Utah también estuvieron bastante marginados, ya sabemos quién lleva la voz cantante del grupo xD. Ramiro y Martín llevarían fatal el no poder jugar a los malabares con sus baquetas, y aunque el Mini «sea pequeño» estaban lejos, no se podían intercambiar miradas ni sonrisas. ¿Se echarían de menos?. Según tengo entendido que Rafa está medio lesionado agradecería el tocar sentado.

Salieron del MINI, y bueno, se dispersaron por el gran escenario de la Sala Caracol. Martín como estaba justo detrás del coche apenas se le veía, Ramiro aunque visible demasiado lejos, y Utah, Álvaro y Rafa aunque alineados también estaban distantes. Evidentemente era un evento de MINI y Álvaro supo sacarle todo el partido a tener un coche en el escenario, pero cierto es que vendieron el Show, por muchos esfuerzos que hicieron no llegó a haber feeling, quedó frío, incomodidad, pero esa es mi percepción, porque ellos siempre consiguen levantarme incluso en los peores días, pero ayer no lo hicieron. Tampoco les voy a culpar, porque considero que hicieron mucho más de lo que se podía.

El repertorio estuvo bien, más que nada porque ese repertorio con pequeños cambios es el “repertorio modelo en sus conciertos”, espero el show en el que me sorprendan porque es casi siempre el mismo, cuando cogen algo que les funciona ¿Para qué arriesgar?. ¡¡¡ASÍ NOOOO!!!! PERO ES QUE NUNCA TE CANSAS, NI AÚN ASÍ.
Era el momento, y seguro que lo echaba de menos, Álvaro se dio el famoso baño de masas, bajó del escenario (menuda agilidad tiene el c******), se subió a la barra y se convirtió en el coyote de la sala porque no hubo chica que no mirara. Los de las cámaras se cagaron un poco en él, no se lo esperaban o no sabían cuándo lo haría porque dijeron “mierda”.

En mitad del concierto unas chicas rubia que se iban a esconchar de todo el maquillaje que llevaban nos asaltaron por conseguir la primera fila, tras su objetivo conseguido no dejaron de fotografiar a Álvaro, de intentar llamar su atención, y en cada sonrisa gritaban como quinceañeras (pero sus treinta no se los quitaba nadie, siendo benevolente). Luego, empezaron a empujar hacia atrás. Desearía tener un chicle y pegárselo en el pelo, porque el diálogo fue imposible con ellas. Paciencia, paciencia y paciencia. Como sería el momento que Utah cuando nos saludó dijo: “¿estábais hasta los cojones de las de MINI? y se parte el culo. Claro, ahí, ¿Cómo no te haces fan de él? Es que es imposible no serlo. En realidad a cada uno le soy fan por diferentes motivos, y creo que es lo bonito de THe Right Ons que aunque tienen una fuerte identidad su seña es la diversidad de cada uno de sus componentes que consiguen hacer un conjunto perfecto.

Ahí saqué en claro que NO ME COMPRO UN MINI. Así de bien me cayó el personal de la sala. Si el evento para los externos era decir como mola el coche, quiero un mini, no lo consiguieron. Además, el vídeo no sé donde saldrá, pero no va a quedar muy bien la primera fila dándolo todo con la acreditación colgada de Staff…

Me esperé para saludar 25 minutos, pero Martín no salió, Álvaro abrazable y siempre sonriendo, Rafa me da respeto y miedo así que aunque lo veo ni me acerco. Ramiro es el más atento. Utah, el que me dice que me voy corriendo de los conciertos… Pues si me quedo 25 minutos para decir hola, y hablar un rato, pero esto último nunca lo consigo porque siempre llegan sus verdaderos amigos o conocidos y se ponen a hablar con ellos y evidentemente se van, pero a mí me dejan ahí plantada como un árbol, porque no te creas que se acuerdan de que me han dado la espalda para hablar con otra persona, y te quedas ahí como un pasmarote y sintiéndote patética. Tengo que decir que Carlos no, que aparte de saludar, y hablar un rato, siempre se va y dice ¿te quedas un rato y nos vemos ahora?.

CONCLUSIÓN: vendieron el show y hacen de P*** M****, pero para los puristas del sonido y show de The Right Ons es algo chofff, que esto no quiere decir que no disfrutara, y que me lo pasara mal, que eso NO ME HA PASADO TODAVÍA CON ELLOS. No me cansaré de escupir las palabras de que SON INIMITABLES Y ESO LES HACE MUY MUY MUY GRANDES, Que tienen algo, y que a ver si en el próximo concierto me firman el disco, que siempre se me olvida llevármelo.

*A este paso si escribo un libro podrá llamarse Historias distantes con The Right Ons o Historias unilaterales con the right ons… jajaajaja.