Sheila Blanco en el concurso Contraindicaciones

El viernes, después del teatro, me fui a ver a Sheila Blanco y ahí conocí a Juan Carlos Arráez (actor). Ahí estamos en la foto, que al igual que musicalmente, físicamente si te pones al lado de Sheila siempre quedas mal, es taaaaaan perfecta. Esa noche tocó en acústico junto con los Hermanos TOCH (artistazos también). En ese mínimo espacio los artistas resurgían, estaban Arvol (con los que compartía cartel Sheila Blanco) y entre el público se dejó ver Pablo Galiano (un gran músico), entre otros artistas que desconozco pero se notaban que eran artistas.

[Cada título de la canción enlaza a un vídeo, aunque no son de ese concierto, estos son del Café Galdós, pero también son en acústico, aunque sin teclados, para los rezagados que aún no la han escuchado]

Sheila Blanco comenzó la noche con T.K, una canción llena de sentimiento, pues cuando tan sólo ella era una niña, y anunciarse la muerte del gran Kurt Cobain, decide componer esta delicada pieza, donde la vida pierde sentido y la muerte empieza a formar parte de ella. Sosegada, tranquila, una preciosa voz que caracteriza a esta artistaza unos tímidos acordes de piano, son los protagonistas, hasta el momento en la que la desesperación, la duda no pueden quedarse más y entran de manera imprevisible la percursión (batería a… a medias, porque estamos en un acústico) y la guitarra. ¿No es maravilloso?.

Posteriormente, si no recuerdo mal (tengan compasión de mi memoria, es domingo y esto ocurrió el viernes), continuó con Di que no, aunque el teclado ocupaba la primera fila estaba mudo, la guitarra y la percursión componen la melodía por la que la voz viaja dejando un mensaje de serenidad, esperanza, de seguir adelante aunque te empujen para atrás. Transmite no sólo con la letra, sino con su interpretación, te crees la canción y las vibraciones se convierten en que se te van los problemas de verdad, y la curiosidad por lo que hay fuera vuelve a ti. Una canción tan sincera, tan real, son las palabras que necesitas escuchar porque sabes que algo bueno va a pasar, es el tirón, ese impulso para que sigas adelante.

Ahora dudo en el orden, pero como eso no va importar mucho, todas las chicas de la sala nos transformamos en chica Blues. Este tema, tiene la base del blues negro, el soul, el groove y la garra de un pop-jazz que no se fabrica en España. Chica Blues, es la chica sexy, y artista, bohemia, sabia, que tiene todo pero no sabe verlo, esa chica blues que se caracteriza en las mujeres y llamamos inseguridad, es la vía de escape a través de una melodía llena de sustancia y esa voz potencial que te agarra y arrastra hasta ese lugar dónde vive la música en estilo puro.

Dedicada a Martín Ellena (es tan tierno, allí estaba, dando apoyo a estos chicos que acompaña con el bajo y acordeón cuando tocan en eléctrico), DOS CABEZAS, en este tema Andrés TOCH, con el saxofón, hace que tengas la resaca más dulce, como su el sonido de esta canción fuera el de la américa underground negra, como los grandes del Jazz desconocidos, pero talentos desbordantes, que dan rabia que no estén llenando estadios.)  La letra de este tema es muy natural, graciosa, y relata la historia de salir y beber, de lo que pasa antes y después, el durante casi se pierde, pero entremedias, metamos esa historia de filtreos, miradas, risas, y finalmente… llega el desastre, las cosas nunca pasan como en las pelis americanas. Esta canción tiene una esencia totalmente sensual que acentúa la parte del jugueteo de las miradas, pero a la vez consigue esa soltura, desvergonzarse de lo que pasa. Hay que añadir, de nuevo, la interpretación de Sheila, porque hace espectáculo, sus gestos y movimientos son una manera más de transmitir.

Y, entre tanto artista, no podía faltar la canción ARTE, bohemia y artista por si sola, donde el saxofón le pone el glamour, la guitarra el ritmo, el teclado potencia ese arte, y la voz y letra son la guinda del pastel. En un tono pintoresco, nos muestra ese mundo atractivo desde fuera y duro desde dentro.

El broche final, como no, Sheila Down, esa historia de gánsters, asesinatos, drogas, una canción de banda sonora para una película clásica en blanco y negro, por su delicadeza, dulzura, ese tono poético durante casi toda la canción, hasta que la voz se desgarra, los instrumentos se revolucionan, el público vibra, y de repente estamos ante una manifestación de que paguen justos por pecadores. Este tema al público deja congelado por fuera e hirviendo por dentro. Simplemente ESPECTACULAR.

Para este concurso, Sheila Blanco optó por el repertorio clásico, con el que yo la conocí, pero cada vez que la escuchas hace una cosa diferente, cada concierto suyo es una sorpresa, porque el tema original, lo versionan, lo cambian, lo arreglan, lo rematan. Además de, que es impresionante su interpretación, toda palabra es poca.

Así que os dejo un vídeo representativo:

El próximo concierto no os lo podéis perder. Adrenalina en estado puro.

Anuncios

3 pensamientos en “Sheila Blanco en el concurso Contraindicaciones

  1. Otra vez más, GRACIAS, por dedicar tu tiempo y compartir lo que se vive en Madrid. Sheila Blanco es, bueno, impresionante la piel de gallina te deja, pero Cómo no está llenando estadios? si es de lo mejor que hay por España y el mundo mundial.

    BRUTAL.

    P.D: Ahora voy a escuchar a TOCH. besos

  2. Wow!! ya para empezar has cambiado la cabecera del blog! ha quedado muy chula!!! y el Viernes veo que tuviste super planazo de Teatro y Sheila 🙂 Grande grande Grande!! y grande también tener un fan que es fan vuestro!!! jajaja!!
    Esta noche nos vemos por casita. Un besote!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s