Presentación de la temporada en Alegría y Decisión

A pesar de la que está cayendo en las calles, ayer tuve que volver a mi vida de eventos. Alegría y Decisión, el showroom de moda donde las marcas Penfield, Loreak Mendian, Rules by Mary, Paul Frank y stussy tienen un hogar. Su “oficina es un agradable piso situado en Colón, es bastante grande y acogedor, muy a la moda, pero lo mejor de ese showroom, que la moda por supuesto, le eché el ojo a muchas prendas :), es la gente, Carolina la diseñadora de joyas originales Marolina- http://www.facebook.com/pages/marolina/111688755549520?- y Noe- Los entresijos de la moda- junto con Marina organizaron una gran presentación además de hacernos pasar una agradable tarde con la sesión de Gaspar Antuña (DJ residente del Junco) y su mujer la estilista Elena. Me tomé un nespresso mientras miraba las prendas, y se unieron a esa visita: Ángel de Luxury Couture -http://luxurycouture.blogspot.com/- y Javier de La otra horma del zapato – http://laotrahormadelzapato.blogspot.com/-  posteriormente se unió su compañera Silvia.

Durante la visiata guiada me enamoré de la bicileta que Ciclos Noviciado les había dejado para la exposición, así como las fotografías lanzadas desde una cometa. Las bicicletas las hacen a medidas, menos mal, porque esta a mí me llegaba a la cintura la barra.

Cuando terminamos nuestro recorrido, me enamoré de la colección de Loreak Mendian, y sobre todo de Rules By Mary y su estilo romántico de los 70, volvimos al salón, donde en un rincón tenían los dossieres de prensa metidos en una útil y original bolsa para el pan, a ese rincón no le faltaba detalle. Pero suena el timbre y María y Mercedes llegaron, por lo que me di una segunda vuelta por el showroom como si fuera mi casa. (YA ME GUSTARÍA A MÍ)

Cuando terminamos esa vuelta, Noemí estaba atendiendo a más gente, Ángel, Javier, María, Merce y yo empezamos a desarrollar unos surrealistas debates, como una conversación sobre twitter y los tweets que podría generar María, el móvil retro de ella y su curiosa leyenda urbana del Submarinista en un incendio. Entre risas y surrealismo pasamos la tarde, a la que posteriormente se unió Silvia, Noe y Carolina, para que terminaran echándonos de ahi, porque, aunque los blogueros se fueron antes, las tres marías nos quedamos y ya decidimos que era hora de partir, porque esa gente se querría ir a sus casas.

Un verdadero placer pasar ahí la tarde, charlar y aprender de moda.

¡Y a ver si alguna vez me toca algo de un concurso!que estoy todo el día comentando y participando.