The Right Ons, en un lugar de la mancha…

La Niña Imantada y yo, volvimos a una de nuestras aventuras Rightioneras, esta vez en un lugar de la mancha. El concierto empezaba a las 23.30 h como podéis ve en cartel, pero empezó a las 24.00 h, largas, con Full Flavour (grupo de Tomelloso que suena pero que muy bien, unos chicos que llevan tocando toda su vida, y se nota, tal vez la voz les fallaba, pero instrumentalmente de diez). A la 1.20 The Right Ons salen a escena, para colocar. Martín con pantalón de bajo doblado, zapatitos, camisa y las típicas rebecas de punto, muy bien peinado con la cabeza agachada. Menuda actitud de rockero que llevaba, a ver si aprende un poco de Álvaro, que sale el último, con su americana y pañuelo al cuello, mirando al enfrente, decidido, dispuesto a colocar y comiéndose ya el escenario. Vuelven a entrar para adentro. El escenario se queda a oscuras, la música del bar sigue sonando. A la 1.37 el silencio es el protagonista de la sala, el Show va a empezar. Yo lo veía claro, entre ese silencio y la oscuridad, interrumpir de repente con las voces a capella, para que luego el rock explotara a la vez que se encendieran las luces del escenario, pero no.

Ahora haré un breve paréntesis para comentar un momento del final. Terminan, les saludamos y me preguntan: “Venga, a ver, los errores que tú siempre nos encuentras fallos”. Tuve complejo de Risto Mejide en Tú sí que vales, y evidentemente el papel de Corbacho se lo damos a Utah. (¿Por qué Corbacho?, no por las gafas, porque no las llevaba, sino por la vestimenta…)Una camisa de cuadros pequeños donde la vuelta de los puños y el cuello parecían hechas con las servilletas de Picnic, los vaqueros, las zapatillas del corte que llevan los hombres de Tomelloso para irse al campo con estampado de Leopardo y una brillante y naranja cinta que le sujetaba el bajo de 1974. Tal vez, si hubiera ido más elegante vestido, esa glamourosa cinta no hubiera chocado tanto. Claro, que si hablamos de vestimenta, Martín, típico asistente al 8 y medio de Madrid, Ramiro, con un gorro de lana gorda rojo. Me gustaría saber la historia de ese gorro, puesto que se lo pone bastante en los conciertos, y se asa de calor con él, no importa combinarlo con el resto de prendas, el gorro es ya parte del batería. Álvaro, denominémoslo sweater de punto, con el cuello a pico, pero no de los horteras, sino de los decentes, combinando el cinturón y zapatos. Rafa, con su polo negro, los vaqueros, y zapatos negros, sencillo pero rock rock rock.Y el bombo de la batería que luce esa portada de Get Out, deberían quitarle la pegatina negra que creo que ponía Turkish o algo así.

Suena la intro, música en lata, salen al escenario, Martín con la misma actitud de rocker que comenté antes, el resto como paseando por su casa, se colocan en sus puestos afinan, y empiezan a tocar, el público entregado entre otras cosas, empieza a desmelenarse. Adelantar que me lo pasé en grande.

Para comenzar pues… (no van en orden porque no lo recuerdo), The Right Song, Thtat’s New york, Take it easy entre las que se pierde el temazo Long Road. Temas antiguos para ir calentando, adaptándo el sonido a la sala, empezar por lo seguro. Bien, total, es que en directo son tan cañeros que te pierdes en sus sonidos.

Llega el momento de destripar ese GET OUT íntegro. There she goes, dedicada a unos futuros fans de The Right Ons, sonó correcta. Continúa Time Will Tell, Ramiro nos deleita con unos movimientos robóticos, si es que es como un niño, no se puede estar quieto, y aquí la intro lo hace Martín, así que… El desfase se notó, entre sonidos optimistas, y la esencia bailonga de este tema, el estruendo psicodélico sonó destapando una paraonia, un oscurismo camuflado,aunque sin pasarse, «Voices in my head, voices everywhere», creo que es una frase que podía resumir muy bien lo que se vivió en ese momento. Tras este intenso tema, relajan (no de bailar, sino de vehemncia) al personal con On The radio, ya que es un tema por denominarlo de alguna manera «más superficial». Tema del anuncio de Mini.En mitad de la canción un miembro de full flavour coge la primera fila para hacerle un movimiento de culo tan sexy como el de su videoclip. El público no paró ni un momento de bailar y dejarse llevar era una premisa en ese concierto. Continuaron con Purple neon lights, volvemos a ese rock, y la parte oscura que guarda el Get Out, donde Martín se emociona y le entra el momento Kung Fu y le da una patada al platillo de la batería, ¿para qué usar las manos?, no lo hizo con mucha clase, así que va a tener que perfeccionar el  «Grand Battement». Get Back ese tema que inspira a bailar como en los años 50, fue más tranquilo, pero se necesitaba.

EL TEMA DE LA NOCHE; TEMAZO DEL GET OUT ES PARA I DO WHAT I WANT. Hasta el momento había sonado de P… M… pero en la sala Arco se disparó. Un rock sombrío, intenso, potente, una versión de su propio tema espectacular, elsoul de este tema dotado de sensualidad y perversión, psicodelia en estado puro, corrupción y tenebrosismo, facilmente podría ser un tema de una de las bandas sonoras de una película de Darren Aronofsky. Cada vez que recuerdo este momento, que guardo como si fuera un tesoro, las emociones vibran, la sensación de haberlo flipado. La verdad es que sin palabras. Además el final, «improvisado» guiado po Rafa con esos golpes rítmicos de tambor a un ritmo que creaba tensión, por parte de Ramiro, y un Boom final seguido por todos, acabando en el silencio absoluto a tempo. Se podía haber acabado el mundo, que me hubiera quedado tan feliz.

Para acabar como no,  dar las gracias con el ya clásico de Thanks ligado a Tell me “bout the good times”, donde Álvaro vuelve a sus andadas y se mezcla entre el público. Y en el Bis, para no arriesgar mucho Walking on the river, donde le público no coreó demasiado bien, y Do your thing, babe.

Esceneográficamente, Álvaro, no pudo lucir su micrófono porque le daba calambre. Martín estuvo menos torpe que otras veces y no dejó caer tantas veces la baqueta al suelo, el intercambio de maracas con Ramiro, fue bastante perfecto. Ramiro y sus malabares con las maquetas estuvieron muy acertados, pero perdió una baqueta mientras tocaba. Álvaro y Ramiro se hacían unos guiños, que me vino a la cabeza una de las fotos del cuore que le hicimos donde había un triángulo amoroso entre ellos.

Acaba el concierto, ellos estuvieron más amables que de costumbre, estaban relajados, no conocián a nadie, así que pudieron dedicarnos su tiempo. Nos regalaron el Vinilo firmado. Martin dijo que las últimas, y al final se salió con la suya. En este vinilo firmado cada uno refleja su humor y como nos ven. Aquí, saco yo mis conclusiones y no las voy a contar, daría para otro post. Rafa, con el que hablé, y sí es muy majo, nunca dije lo contrario, pero es que tiene un porte de hombre hombre hombre, y encima rockero. Firmó el último, nos costó conseguir esa firma, pero fue el único que se lo pensó y curró. Así que dedito para arriba hacia Rafa. Utah, como no, ¿Cuánto tiempo llevaba sin escucharle quejarse?. Que si es que me falta pelo… Puede ser que no tengas la melena de Rafa, pero tío, que tienes unos ojos re-impresionantes porque son muy expresivos, sácale partido y no escondas tu cara en una barba frondosa, sino en una barba ligera. Es que estoy segura que él sabe que es guapo, pero le encanta escucharlo. Luego, es que me tengo que hacer su re-fan, y él sin quererlo siempre se convierte en favorito, es que es tierno. En la conversación de Rafa y Utah, hubo un momento que nada tenía sentido, pero fue divertido. Con Álvaro, un galán del rock, impoluta presencia y maneras. Me contó que para el anuncio de Mini el otro grupo elegido era Sidonie, hay una batalla no buscada The Right Ons vs Sidonie, es sin querer pero se siguen los unos a los otros, sacan el mismo día disco… entre un millón de coincidencias. Carlos Grimaldi, siempre autocrítico con su trabajo, no muy convencido con el sonido, pero sonó genial, siempre dentro de las circustancias, y tan simpático y encantador como siempre. Martín en su línea, pasando desapercibido. Durante el merchandising, todas las fans pidiendo fotos con ellos y Martín detrás del puesto… Ramiro, estaba out en ese rato.

El público, o más bien, las chicas darían para otro blog,  20″ antes de acabar el concierto un montón de chicas que hicieron avalancha para tomar la primera fila. Grupis, grupis, yo soy una mierda de grupi. Y eso que llevaba la firma de Álvaro en el pecho. (Todos miraban, y decían así se empieza… insinuando algo, lo cual me hacía gracia). Luego, durante todo el concierto una pandilla de treinteañeras rozando los cuarenta paseaban esa primera fila de manera interrumpida buscando la mirada de los miembros. Reitero que daría para otro blog. Pero, en esa sala tuve un MOMENTO GET OUT,  en twitter lo usaré #momentogetout. ¿Qué es? Cuando algo de lo que ves no te lo puedes creer, es ¿pero está pasando de verdad?, pero es de un matiz de risas, por lo ridícula que es la situación. No puedo contarlo, eso se queda ahí, pero a mí sí que se me quedaron los ojos en blanco.

La furgoneta es grande, pero es que llevan una de trastos. Una mudanza constante, qué pesadilla. 40 bultos, y muchos kilos, que los tienen que pesar para la gira europea, aunque el momento fue de ver. La niña imantada y yo mirando desde mi coche, y ellos jugando al tetris real, Utah metiendo las cosas y el resto opinando. Al acabar se llevaron otro gran aplauso por nuestra parte.

Hasta aquí puedo leer.

6 pensamientos en “The Right Ons, en un lugar de la mancha…

  1. El resto es para nosotras…….;).
    Creo que ha sido la vez que más relajados los he visto después de un concierto. Un gran concierto y una gran noche.
    Ciertamente, el garito y las tipas aquellas (es el adjetivo que mejor las describe) daban para otro post.
    Yo también quiero vivir un momento GET OUT, :D.

  2. Es que siempre tenemos que recoger y hacer mil cosas (en Madrid), pero lo normal es que estemos relajados como en Alcázar, o como el el Baluarte de Cádiz.

    Que correa más molona, la virgen!!!

  3. Ya! es que siempre tenemos que recoger y hacer mil cosas (en Madrid), pero lo normal es que estemos relajados como en Alcázar, o como en el Baluarte de Cádiz.

    Que correa más molona, la virgen!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s